L u n a L l e n a .

L u n a  L l e n a  .
Eviterna Mi Vela De Armas Es....¡Por Tí O h L u n a L l e n a , Savia de Mi Corazón !

viernes, 6 de noviembre de 2015

T h e V o i c e s .




El otro día en la aldea,  encontré un duende. 

Yo dormitaba, pero le vi de reojo llevándose bajo el brazo un "hueso de santo" de los que compré en la confitería para mi abuela. Aún sin creerlo, lo apresé. No son como las fabulillas  sobre La Gente Menuda. Visten con prendas que parecen sacadas de economatos.

Pero la abuela que nunca duerme, se percató, y con una naturalidad sospechosa, hizo que fuera en el jeep a liberarlo en un paraje concreto.
Lo puse en una jaula y como en el trayecto padecía, le dí al play del cassette del coche y empezó la celebérrima “My Way”  (no imaginé que le gustase a mi abuela) El duende envuelto en resplandor gualda se mecía. Cuando llegué al inhóspito enclave, le franqueé la puertecilla y con una cabriola se fue.

Hoy, incrédulo,  he regresado a aquel bosque.
Explorando escuché cantar a una caterva invisible como si hubiera ingerido helio. Detrás de unos viburnos estaba el duende, mirándome afectuoso. Rodeándole, siete más le hacían coro.

Aunque parecía el antiguo anuncio de Foie Gras Apis de Los Pitufos, quedé muy honrado.


Y sé que Frank también lo estaría por la parte que le toca.









Para la Lid Literaria de "Esta Noche Te Cuento"  ¡¡¡Sí !!!

domingo, 1 de noviembre de 2015

F e t c h W i l s o n . . .




Un riachuelo atravesaba el  internado haciendo las delicias de los señores veteranos para obligar a saltarlo a los de primer curso. Caían a la corriente con la consiguiente pulmonía.
Pero aquel curso encontraron al veterano instigador encerrado en una de las ventanas del sótano   –que tenían un falso volumen en el que cabía una persona -  y por la parte del enrejado de forja que daba al patio, lo habían empapado de agua con algún procedimiento inusual. Toda la noche sin que nadie lo supiera, le supuso una gravísima complicación pulmonar y  hubo que ingresarlo en la casa de socorro.
Al regreso dejó la novatada del salto de márgenes de forma definitiva.

Al final de curso, me hizo una confidencia: No regresaría interno para la licenciatura porque quien le encerró en los sótanos, era exactamente igual a Él. ¿Qué puedes contra alguien con idéntico nombre bordado en el uniforme; contra ti mismo?


Alguien que siempre me aguardará allí.






                                                           Para Eladio.











Micronarración Extraordinaria compuesta por ...
E l     E n t e    D e l    P r e v e n t o r i o   .