L u n a L l e n a .

L u n a  L l e n a  .
Eviterna Mi Vela De Armas Es....¡Por Tí O h L u n a L l e n a , Savia de Mi Corazón !

miércoles, 20 de agosto de 2014

V a g a b u n d o .



Rondando nuestra vida cotidiana, deambula un vagabundo. No se dirige a ninguna parte ni a nadie en concreto y unido a que nadie nos queremos acercar, su propósito es una quimera.

Pero pasan los años y cuando creemos tenerlo olvidado, le vemos ejecutando su rondín. Siempre diligente en su aparente despiste, concienzudo en sus contramarchas. Y me ha dado por pensar que sabe algo de todos nosotros. Por eso inconscientemente, seguimos rehuyéndolo; como si tuviéramos algo que ocultar-excepto esos pecadillos que solo Dios nos conoce- o sintiéndonos que todavía no estamos preparados para cualquier tipo de revelación.

La edad madura llega y con ella, la certeza de que llegará la senectud. Y a mí, concretamente, me entra prisa. Premura por saber. Sobretodo para que no quede la experiencia antropológica para el final, y le de yo mismo un aire mayestático todavía mayor al mezclarlo con asuntos luctuosos.

Pero solo observo. Sus paseos largos e interminables por los prados y su descenso aparatoso por las trochas de las montañas, sin mirarnos ya siquiera.

Y he llegado a la conclusión de que los vagabundos somos los demás. Pero artificiosos y falsos, porque tenemos unas coartadas sociales de trabajo y situaciones familiares que nos hacen creer que no nos despistamos. Y estamos muy extraviados. Y no sabemos que nos vendría bien que el vagabundo telúrico y montañero posara la vista alguna vez sobre nosotros. Y que nos dijera eso tan importante que ya intuyo..

Buena señal.
Tras esta disquisición, he advertido que empiezo a caminar, un peregrinaje natural, al ritmo de la respiración. Algo que necesito. Mientras la disciplina se instala favorecedora en mi día a día,  sé una cosa: El Vagabundo es el único de todos nosotros que no es Un Ser Errante.

Y tomo conciencia de que yo soy un vagabundo hijo de Dios y de Gea, La Tierra.

Pero reconozco un asunto. Ya solo será objeto de conjeturas eternas, qué desearía decirme en especial a mí, el vagabundo primordial. Nunca lo sabré. Porque sobre todo, ahora, he dejado de verlo.

¿O Quizás sí he interpretado algo después de todo?