L u n a L l e n a .

L u n a  L l e n a  .
Eviterna Mi Vela De Armas Es....¡Por Tí O h L u n a L l e n a , Savia de Mi Corazón !

domingo, 23 de febrero de 2014

E l V i o l i n i s t a .



Ayer regresé después de trece añitos de nada, al Teatro De La Banda Primitiva de Lliria.

El concierto del que se trataba era del violinista búlgaro Vasko Vassilev, músico enérgico, intoxicado de coraje y capaz de prender fuego con sus trazadas de arco sobre las cuerdas de su  Amati anno 1705 a los cortinajes del más que centenario Teatro.

Este hombre, toca dando saltos, trasmitiendo al público amor feroz por su violín y emocionando hasta el paroxismo casi. Creo que existen dos posibilidades:  I . Que sea la reencarnación de Niccolo Paganini   II . Que esté poseído por el diablo de Tartini  Deja en mantillas a cuantas representaciones he acudido hasta ahora.  Actualmente es el concertino principal de La Orquesta de la Royal Opera House de Covent Garden (Londres)

La orquesta que le acompañó es justo reseñar que fue magnífica y jovial, y el acompañamiento al piano de otro músico genial como el nipón Keito Saito un verdadero lujo.

Pero la consideración más deliciosa, es ésta con la que cierro la presente entrada. Y es que, como explicaba al principio, hace trece años, llevé a mi esposa aquel catorce de febrero "Día de Los Enamorados" a presenciar una representación de "El Lago de Los Cisnes" de Piotr Tchaicovski. Mi hija mayor tenía dos meses y quedó al cuidado en el hogar familiar. Durante la obra, mi mujer y yo nos alimentábamos de esperanza en la futura educación musical de mi hija y la prole que Dios tuviera a bien darnos. El ensueño, como no puede ser de otra manera, era El Mundo de La Música Clásica. Pues bien, ayer, en el concierto estábamos mi esposa, mi hija mayor que cuenta ya con trece años y la pequeña con nueve. Ambas son violinistas, una en el ecuador de grado medio en el conservatorio de Lliria con éxitos dulces como fruta, y la pequeña a punto de acabar el grado elemental, con caminos de satisfacción parejos.

Queda Todo dicho.

Bueno, No.


¡¡¡Gracias Santa Cecilia!!!  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Desde El Faro Del Cosmos, Tañidos Luminosos!